jueves, 21 de marzo de 2013

¿A qué edad tenemos que comenzar a cuidar nuestra piel?


-A los 25 años
-----------------

Aunque parezca pronto, a partir de los 25 años cuando la piel se vuelve más vulnerable, se irrita más fácilmente, pierde luminosidad y aparecen las primeras líneas de expresión alrededor de los ojos, en el entrecejo y en el rictus. 

Esto es debido a que empieza a disminuir la renovación celular, los vasos sanguíneos de la piel se van degradando y disminuye la producción de colágeno en las capas profundas de la piel. 

A partir de los 25 años, cada año que pasa, la piel pierde un 1% de su colágeno.

-En la década de los 40
---------------------------
Es entonces cuando la oxidación de las células comienza a ser importante, la piel pierde humedad y las arrugas se profundizan. 

Se pierde también elasticidad, aparece la flacidez y la falta de luminosidad se hace notable, acompañada también por manchas debidas tanto al paso del tiempo como al sol. 

Cada 10 años, la piel pierde el 10% de su espesor, por eso, los tratamientos para las pieles en este abanico de edad, se centran en reafirmar y recuperar la luminosidad y vida característica de una piel joven.

-A partir de los 50 años
---------------------------
La piel sufre profundas modificaciones en esta etapa, se da una pérdida total de colágeno y elastina, pierde densidad, es menos elástica y flexible, las arrugas se acentúan y las manchas e irregularidades pigmentarias se agudizan, siendo éste último uno de los problemas que más preocupan a las mujeres en este rango de edad. 

Si a todos estos cuidados le sumamos hacer ejercicio de forma regular u unos hábitos alimenticios sanos estaremos más jóvenes por dentro y por fuera.



A cada edad su tratamiento


A los 20 años, la piel luce espléndida, sus células trabajan a pleno rendimiento y sólo necesita limpieza, protección solar e hidratación de día y de noche. Cuando se cumplen los 30 es el momento de proteger y prevenir, ya que la renovación celular se debilita, la resistencia frente a las agresiones externas disminuye y surgen las primeras arrugas. El rostro comienza a perder luminosidad y firmeza. Asimismo, debemos incluir en la dieta de la piel una exfoliación semanal, hidratantes enriquecidas con retinol, vitaminas e ingredientes que luchen contra los radicales libres, además de privarla de los rayos del sol con cremas con factor de protección.

Durante la década de los 40, a la piel se la debe de reafirmar y nutrir, ya que manifiesta las agresiones que ha sufrido durante años por el sol, el tabaco, la contaminación y el estrés. Las arrugas del contorno de los labios y del entrecejo se marcan sin piedad y las temidas patas de gallo afloran en el rostro. La piel de la cara muestra un aspecto apagado. El plan de ataque consiste en utilizar cremas que contribuyan a la aceleración de la producción de colágeno y elastina, responsables de que la piel pierda tersura. También es la hora de utilizar los productos despigmentantes que borran y difuminan las manchas.

Con la menopausia surge un gran cambio hormonal que provoca la pérdida de la luminosidad, la flexibilidad y la elasticidad de la piel. El síntoma más marcado es el adelgazamiento de la dermis que se atrofia y hace que los tejidos se relajen más que nunca. A esa edad es necesario utilizar productos que revitalicen la regeneración celular y que, además, tonifiquen, hidraten y difuminen las arrugas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Datos personales

Mi foto

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa" Einstein

 

Google+ Followers