jueves, 21 de marzo de 2013

Aceite de Árnica



El Árnica tiene propiedades antisépticas, antibacterianas, propiedades descongestivas y antihongos. También estimula la formación de los tejidos granulares acelerando así el proceso de curación. Elimina microorganismos y evita que las bacterias y los hongos patógenos se multipliquen.

Ideal para dolores musculares, dolores de piernas, varices, hematomas, zonas hinchadas, etc. Incluso para caída del cabello. El aceite de arnica es muy antiinflamatorio

Usos y beneficios: 
Aplicación local 20 gotas de aceite de árnica 3 veces al día, Masaje hasta absorción total. 
Actualmente, se utiliza el aceite de árnica para estimular la circulación, sobre todo a nivel capilar ya que posee un elevado poder vasodilatador y rubefaciente.

Un masaje con aceite de árnica antes de hacer deporte, calienta las fibras musculares, tonifica y da elasticidad a la piel, ayudándola, además, a prevenir estrías.
Utilizarlo después de haber sufrido un golpe o contusión el árnica  ayuda a evitar la aparición de moretones aplicándola sobre la piel para aliviar el dolor y la inflamación de golpes y torceduras.
  • Mujeres embarazadas: para proporcionar flexibilidad a la piel en zonas propensas a las estrías.
  • Personas mayores: después de la ducha o baño caliente, proporciona equilibrio en el mantenimiento de la temperatura corporal.
Advertencias: Si se usa correctamente no presenta contraindicaciones, sin embargo, el árnica nunca debe aplicarse sobre heridas abiertas o en áreas donde la piel no está presente. No debe usarse internamente excepto en el caso de remedios homeopáticos que por su propia naturaleza son extremadamente diluidos.




Foto: Hoy os comentamos las propiedades y usos del aceite de Árnica.

El árnica es una planta aromática que era muy popular entre los pastores y campesinos, que la utilizaban tradicionalmente en forma de tintura para uso externo o fumaban sus hojas para aliviar la tos y la bronquitis. En forma de tintura se usaba antiguamente como cicatrizante y desinfectante de heridas. Y algunas tribus germánicas ya conocían sus propiedades medicinales.

Principalmente, las propiedades del aceite de esta planta, son de carácter antiinflamatorio SIEMPRE usado de uso tópico sobre la piel. También tiene propiedades que actúan aliviando el dolor por lo que podemos aplicar este aceite cuando nos hemos dado un golpe, una torcedura, esguinces, etc.

El Árnica provoca un incremento en el flujo sanguíneo al área en que se aplica. Su uso inmediatamente después de haber sufrido un golpe o contusión ayuda a evitar la aparición de moretones.

En invierno puedes masajear tus extremidades con Aceite de Árnica cuando salgas de la ducha por la mañana, esto mejorará tu circulación sanguínea y, por tanto aumentará tu temperatura corporal.

NO debe utilizarse JAMÁS internamente (existe riesgo de arritmia cardiaca, fuerte irritación del tracto digestivo y toxicidad en el sistema nervioso) ni sobre heridas abiertas ni quemaduras.

El Árnica tiene propiedades antisépticas, antibacterianas, propiedades descongestivas y antihongos. También estimula la formación de los tejidos granulares acelerando así el proceso de curación. Elimina microorganismos y evita que las bacterias y los hongos patógenos se multipliquen.

Espero que esta información sea de vuestro interés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Datos personales

Mi foto

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa" Einstein

 

Google+ Followers